El 19 de agosto, la Junta de Catequesis de la diócesis de Santa Rosa, provincia de La Pampa, llevó a cabo el II Encuentro Catequístico Diocesano, en el Colegio María Auxiliadora de esa ciudad, organizado por el padre José Lazzaletta.

Asistieron catequistas de toda la provincia, sacerdotes, religiosas consagradas y representantes de movimientos y matrimonios que trabajan en familia (adultos mayores y niñez), y estuvo presente Mons. Raúl Martín, Obispo de Santa Rosa.

Manuel (Abo) Gonzalez Quesnel y Paulette Von Wuthenau, miembros del Secretariado Nacional para la Familia, hicieron una presentación sobre la exhortación postsinodal Amoris Laetitia, organizada en tres módulos:

i) El catequista, ii) Una oportunidad para acompañar, integrar y cuidar a las familias, y iii) Sugerencias para acompañar. El contenido de los módulos presentados puede descargarse haciendo click aquí.

El Padre José Lazzaletta nos hizo llegar el siguiente mensaje luego del encuentro:

Querido Gustavo y demás miembros del Secretariado:
Tengo el gusto de enviarles mi afectuoso saludo y expresarles nuestro agradecimiento, en nombre de la Junta de Catequesis de la diócesis de Santa Rosa, La Pampa. Ha sido un exitoso logro la intervención de ese Secretariado en nuestro encuentro catequístico diocesano, por eso estamos inmensamente agradecidos.
La participación de Paulette y Abo ha sido valiosísima tanto para la Junta como para los sacerdotes y catequistas. Se ha cumplido nuestro objetivo de instalar el tema de la Familia en la diócesis, que era el desafío que trajimos de la reunión que realizamos en Arredondo a comienzo del año.
Las opiniones que he recogido de los catequistas son sumamente positivas. Fue muy bien expresado el tema, suscitó muchas inquietudes, les agradó la forma testimonial de presentarlo y al mismo tiempo se sintieron muy acogidos y libres para expresarse. Segun Pablo VI “se evangeliza más por lo que se es, que por lo que se dice”. Y el testimonio de estos hermanos que nos ayudaron, Paulette y Abo, les ha tocado a todos por su generosidad, su disponibilidad, su competencia, pero más que nada por su humildad, que es lo que más convence de un testigo.
Quiera el Divino Maestro, su Madre celestial y Santa Rosa, bajo cuya protección hemos puesto todo este esfuerzo, bendecir, proteger y llevar a feliz término nuestra labor emprendida.
Les mandamos un cariñoso saludo y siempre en Unidad con la Sagrada Familia de Nazareth.
Un abrazo.
José